sábado, septiembre 12

Sólo tú y yo.

Estoy segura de que estás aquí, leyendo esto, esperando encontrar un poco de desahogo emocional, pero no, ahora mismo, a las 3:40 de la mañana y con un dolor de cabeza terrible te voy a hablar de la paciencia.

¿Qué somos sino paciencia? La gente dice, "yo tengo esperanza"... ¿esperanza? La esperanza se tiene cuando está todo perdido y nunca está todo perdido, siempre hay una vía de escape. Siempre hay un plan B, C, D e incluso Z. La esperanza no es más que la excusa que ponemos para no luchar por lo que queremos, para no mancharnos la cara de mierda. Pero ¿qué es la vida? No es más que mierda, que de vez en cuando te deja respirar, pero te vuelve a engullir.

Paciencia. Somos paciencia. Dejamos que las oportunidades lleguen hasta nuestros pies, claro está, siempre escogemos el camino que nos brinda la posibilidad de ofrecernos esas oportunidades. Y cuando las dejamos pasar, cuando las dejamos pasar estamos perdidos, porque sabemos que no van a volver, y que te tendrás que manchar las manos y que puede que no lo consigas, pero para eso estamos aquí, ¿no? Para luchar. Para luchar por cualquier cosa.

Y yo lucho, lucho por ti. Lucho para que no te vayas. Y tú y yo sabemos a la perfección que estamos plagados de errores, tú por falta de paciencia y yo por requerir demasiada paciencia. Pero al fin y al cabo, no somos más que paciencia. No vivimos más que a base de paciencias.

Y por no perderte, me juego el tipo. Por no perderte abandono los silencios. Ya sabes lo que dicen, por la boca muere el pez. Por la boca yo ya he muerto muchas veces. Me lo dice la experiencia. Aunque sea de manera subjetiva.

Y aunque no lo creas, escucho cada cosa que dices, escucho hasta tus pestañeos, pero prefiero olvidar aquello que me pueda roer el alma. Aquello que me pueda rasgar el corazón. Y esque te quiero solo para mí. Y que no existan más mujeres ni más hombres. Solo tú y yo contra el mundo. Solo tú y yo.


2 comentarios:

  1. "Y ante tanto desconsuelo
    echo mis huesos al suelo
    y me duermo boca arriba,
    por ver si me ahoga la pota
    de ese Ron que ya es vinagre,
    el que alimenta mis sueños.
    Más los sueños mierda son
    y tu, te has quedado conmigo."

    Se necesita más que querer, amar, anhelar y luchar... Se necesita una mente brillante, un corazón de mierda, o de piedra que da lo mismo... Y un vacío con el cual convivir.
    Se necesita experiencia en uno de esos campos que nadie puede llenar por uno, ¿y sábes cuál es?
    Bueno, yo no te arruino la sorpresa.

    A propósito, me encanta la foto que tienes debajo de tus recomendaciones cinematográficas.
    Sólo quería que lo supieras.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta verte por aquí, Samy.

    Imagino que este no es un comentario desinteresado. ¿Te puedo ayudar en algo?

    Saludos, pequeña...
    y buena suerte.

    ResponderEliminar