martes, enero 5

Cosas que me gustan de ti.

Me gusta cuando sé que cuando me despierte sobresaltada te puedo contar mis pesadillas, o más bien los sueños que sólo una persona como yo puede considerar como pesadillas.

Me gusta despertarme y verte a mi lado. A veces querría que esas mañanas tan mágicas no se acabasen nunca. Por eso me encanta dormir en tu habitación, porque no se hace de día hasta que no abres las persianas. Podría pasarme días enteros durmiendo en tu cama, porque ahí dentro es la hora que me da la gana y hago lo que me da la gana.

Me gusta cuando me haces reir a carcajadas y observas atento cómo lo hago, para no perderte ni un pestañeo; y sonríes al tiempo como si mi felicidad fuese tu felicidad.

Me gusta cuando me besas en mitad de la calle porque de repente te apetece. Me gusta que me sorprendas y que ni tu ni yo sepamos exactamente qué día comenzamos a salir, me gusta que seamos dispersos, cada uno a su manera.

Me gusta mirarte cuando fumas, observar las volutas de humo que se pierden en el universo de tu habitación. Me gusta mirarte siempre, sobretodo cuando crees que no te miro y eres más natural que nunca. Me encanta mirarte cuando estudias, cuando estás concentrado e imperturbable.

Me gusta que me hagas cosquillas y que me hagas retorcerme y suplicarte que pares. Me gusta que te diviertas con mi risa. Me gusta que me diviertas.

Me gusta pensar que todos esos planes utópicos no son tan utópicos, y que la final, algún día, veré un precioso niño de sonrisa desencajada, como la mía, y ojos verdes, como los tuyos.

Me gusta imaginar que me hago pequeñita y me meto en tu bolsillo, ya sabes, cosas de PlayMobils.

Por gustarme... me gustas.

1 comentario:

  1. Buff... mientras lo leía me acordaba de una persona... que estilo y que clase tieens para escribir.

    ResponderEliminar