domingo, febrero 28

C'est le commencement de la fin.

Con cada pestañeo hay un huracán. Sus pestañas son tan largas que se me podrían clavar como estacas en el cuerpo, pero a la vez son tan delicadas que podemos pedir deseos cada dos por tres.

Ella me está peleando. Quiere discutir conmigo. Aún no sé la razón. Yo sólo puedo mirarla. Cuando se enfada se ve tan atractiva. Pero dice cosas que me alteran, y que son estúpidas, no siempre, pero muchas veces sí.

Gesticula mucho con las manos y hace mil millones de expresiones con la cara, debería dedicarse a la interpretación. Ni siquiera ella misma se entiende, y ahora es cuando empieza a frustrarse y a sentirse estúpida.

Entonces, arranca un cigarrillo de la caja y se lo enciende con indignación. Y me mira fijamente, y entorna los ojos cada vez que da una calada. Y sinceramente y con toda la buena fe del mundo, le sonrío. Y dice de manera amenazadora, casi retándome:

-¿Es esa una de tus sonrisas hipócritas que haces cuando te importa una mierda lo que te dicen?

Y pienso que no, que es una de esas sonrisas que hago cuando me parece una tontería el motivo de la discusión. Porque nunca hay un motivo lo suficientemente grande para discutir. Discutir es inútil. Dialogar es de sabios. A Sócrates le gustaba dialogar.

Pero me pongo serio y adopto su actitud, que es lo que ha estado buscando sin parar:

-Desde luego, es una sonrisa sincera, pero he de decirte que no hay motivo alguno para discutir y por eso no discuto.

No sé por qué pero se levantó, cogió su abrigo, sus cigarrillos y se marchó. Como siempre, pagando la cuenta y dejando dinero de más... para hacerme sentir la mierda más asquerosa del bar. Haciéndome entender que "gracias por tus servicios". Sé que probablemente nunca lo había hecho hasta hoy, desde luego, se moría por hacerlo. Es una escena que ha escrito un par de veces en sus novelas.

Y una servilleta, dejó caer una servilleta blanca, que llevaba inscrito: Who's the xs?
No lo hizo por casualidad. Y supongo que tendría un significado oculto que yo debería saber... Pero es que yo...
... debería muchas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario