lunes, noviembre 29

Spend this night with me.

La luna bañaba tu cuerpo desnudo sobre mi cama. Una seda blanca volaba por la habitación acariciando tus piernas, tu abdomen, tus hombros, tus labios.

Y sonríes.

El manto azul marino que se asoma a mi ventana te nubla y me asfixia la razón.
La seda te abraza y te dejas. Te canta al oído inundando tu ombligo de concupiscencia.
Descarada desafías al trapo y le das la espalda. Y te recorre el dorso, haciéndote vibrar, perdiendo el poco sentido que te queda; acentuando tus ganas de jugar.

Y te ríes.

Y para entonces, ya es demasiado tarde, ya he perdido la cabeza: así me tienes. Quién dijo que no podía yo enamorarme de usted.

Y tu boca, como loca, me busca en medio de las sombras. Mis labios escalan tu espalda y mis manos te agarran con firmeza para que no puedas volar por la ventana.

No sé dónde nos hemos metido, pero por ahora, no quiero salir.

2 comentarios:

  1. IMPRESIONANTE. De lo mejor que he podido ver el tu blog. Sexo y amor, mezcla sanguinaria. Si buscabas transmitir, lo has conseguido.

    Por cierto, me gusta la foto.

    ResponderEliminar
  2. Es magnífico...evocador, desde el principio hasta el final. Y debo decir que es de lo mejor que he leído al respecto. Gracias por hacer que estos ratos frente al ordenador resulten más placenteros. Sigue escribiendo, aquí tienes un seguidor. Saludos.

    ResponderEliminar