miércoles, mayo 22

Clásicos de ayer y hoy presentan:

Una sábana blanca que te enrede. Unas cervezas que chorreen espuma, que te empapen la conciencia y que sólo quede... inconsciencia. Que se te derrame la razón. Que sólo quede tu sudor y que se deslice por tu cuerpo y te sumerja en el descontrol. Y me sigas al ritmo de mis caderas, me agarres la cintura y me dejes desvanecer en tu piel...

No estropees el recuerdo de un pasado loco. Sin límites y repleto de debilidades. Deshazte de las maletas, haz lo que mejor saber hacer(me). Vuélveme "de atar" y no me saques de ese trance hasta que sea por la mañana. Nos comeremos los para siempre y para nada en porciones de pizza. Después jugaremos a consolas desgastadas.

No me dejes con la incertidumbre del qué hubiese pasado si...
O mejor, déjalo en un deseo que te vuelva de cristal. Sagrado, intocable.
Supongo que eso, es lo mejor de ti.

sábado, mayo 18

Aish... No me hagas preguntas difíciles.

Tú te crees que no se te nota. Yo te digo que tienes frío incluso bajo las mantas. ¿A quién pretendes engañar? Se te revuelve el estómago cuando miras hacia atrás, en cambio a mí, las mariposas me suben por la garganta cuando quiero besarte... pero no me atrevo. Suspiro.

Es sencillo, deja que esta vez sea yo quien bordee la línea que separa la locura de la desvergüenza, o quien te sumerja en la locura desvergonzada. Déjame probarte una vez más, que ya no me acuerdo a que sabe tu piel, ni a que huele tu pelo... Déjame contarte los lunares a oscuras. ¡Ya no recuerdo siquiera si tienes lunares! 
Cómeme a besos cuando estemos solos y cuando no, cómeme a risas. Devórame la reflexividad. 
¡Devuélveme el sentido! 

Y por último, guardemos el secreto de nuestra química.





"Elvis está vivo, eternamente dormido
en un inodoro de cristal.
Bob Dylan también lo sabe
pero Bob es muy discreto y no dice nada.
Será mejor así."