sábado, mayo 18

Aish... No me hagas preguntas difíciles.

Tú te crees que no se te nota. Yo te digo que tienes frío incluso bajo las mantas. ¿A quién pretendes engañar? Se te revuelve el estómago cuando miras hacia atrás, en cambio a mí, las mariposas me suben por la garganta cuando quiero besarte... pero no me atrevo. Suspiro.

Es sencillo, deja que esta vez sea yo quien bordee la línea que separa la locura de la desvergüenza, o quien te sumerja en la locura desvergonzada. Déjame probarte una vez más, que ya no me acuerdo a que sabe tu piel, ni a que huele tu pelo... Déjame contarte los lunares a oscuras. ¡Ya no recuerdo siquiera si tienes lunares! 
Cómeme a besos cuando estemos solos y cuando no, cómeme a risas. Devórame la reflexividad. 
¡Devuélveme el sentido! 

Y por último, guardemos el secreto de nuestra química.





"Elvis está vivo, eternamente dormido
en un inodoro de cristal.
Bob Dylan también lo sabe
pero Bob es muy discreto y no dice nada.
Será mejor así."


6 comentarios:

  1. Siempre sabes qué palabras utilizar para dejarme en treintaytres. Sigue siendo un placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. Cómo se las gastan las tornas, oiga.

    ResponderEliminar
  3. Con miedo a entrometerme... Escribes desde lo personal o desde lo onírico?

    ResponderEliminar
  4. Ambas. Mezclado lo real con lo soñado forman una mezcla muy interesante.

    ResponderEliminar
  5. ¿Lo haces por el resultado de la mezcla o por no decirlo todo?

    La verdad, me gusta mucho como escribes. A veces es difícil leerte y llegar a entender todo lo que "hay". Sin embargo, creo que eso le da una magia especial; una firma.

    ¿Escribes sobre una sola persona?

    Espero no agobiarte con preguntas :)

    ResponderEliminar
  6. Por el resultado de la mezcla. Realmente lo digo todo.

    Creo que lo mejor de lo que escribo es que cada uno puede darle la interpretación que quiera y... estará bien.

    Sí, digamos que tengo una musa.

    Encantada de responderte :)

    ResponderEliminar