miércoles, mayo 22

Clásicos de ayer y hoy presentan:

Una sábana blanca que te enrede. Unas cervezas que chorreen espuma, que te empapen la conciencia y que sólo quede... inconsciencia. Que se te derrame la razón. Que sólo quede tu sudor y que se deslice por tu cuerpo y te sumerja en el descontrol. Y me sigas al ritmo de mis caderas, me agarres la cintura y me dejes desvanecer en tu piel...

No estropees el recuerdo de un pasado loco. Sin límites y repleto de debilidades. Deshazte de las maletas, haz lo que mejor saber hacer(me). Vuélveme "de atar" y no me saques de ese trance hasta que sea por la mañana. Nos comeremos los para siempre y para nada en porciones de pizza. Después jugaremos a consolas desgastadas.

No me dejes con la incertidumbre del qué hubiese pasado si...
O mejor, déjalo en un deseo que te vuelva de cristal. Sagrado, intocable.
Supongo que eso, es lo mejor de ti.

1 comentario:

  1. Preferible jugar con otras cosas desgastadas. El FIFA no es tan estimulante como dicen.

    ResponderEliminar