jueves, mayo 13

Una página en Blanco.

Hacer el amor... no existe.


El amor no se hace, surge.
Emerge, como Venus, del mar.
Nos sumerge; nos atrapa y nos arrastra hasta las profundidades, como el Kracken.
Nos revuelve y no podemos respirar.
Y cuando está a punto de ahogarnos, encontramos la salida.
Y vuelve a parecerse a Venus.

El amor es como una montaña rusa.
Nos hace creernos valientes y cuando estamos subidos en nuestro vagón,
la inseguridad y esa extraña sensación de que algo fallará nos invade.
Nos da vueltas, nos marea, nos hace vomitar, nos agita y se para.

Como una tormenta.
Que nos revuelve el pelo.
Nos despeina la sonrisa.

Pero nos llena, no podemos estar sin él, no podemos imaginarnos una vida solteros.
Y pensamos que hacemos el amor,

pero no es cierto, el amor nos hace a nosotros; surge y nos hace.